Cómo conocer Galicia a través de nueve rincones

Galicia evoca al buen comer, a la naturaleza en estado puro y a una riquísima cultura y patrimonio artístico. Hay una infinidad de rincones que conocer, pero para el visitante que no disponga de tanto tiempo aquí hablaremos de los lugares más destacados que podrás visitar, y gracias a los que conocerás un poco más esta tierra de calidad.

Comenzaremos en Santiago de Compostela, conocida por ser el final del Camino de Santiago. El centro es la plaza del Obradoiro desde donde puedes disfrutar de la magnífica Catedral, el Hostal de los Reyes Católicos, antigua hospedería, y del Pazo de Raxoi son algunos de los rincones clave de la ciudad. Sus calles empedradas esconden edificios históricos como la Facultad de Geografía e Historia, preciosos parques como el de la Alameda o, plazas en las que descansar como la de Cervantes o do Toural.

La costa atlántica coruñesa posee varios tesoros, entre ellos, la Torre de Hércules, el faro más antiguo en funcionamiento de construcción romana, además del tercero más alto de España. La leyenda cuenta que Hércules enterró allí la cabeza del gigante Gerión, a quien mató para liberar al pueblo sometido. Otro punto famoso es el cabo de Finisterre, donde se cree que acababa el Camino de Santiago. Situado en la Costa da Morte, llamada así por las tragedias que allí sufrían los marineros, en él se encuentra el faro más al oeste de Europa en donde podrás disfrutar de la naturaleza y de las puestas de sol.

Al sur, en la provincia de Pontevedra donde se encuentra el poblado celta de Santa Tecla. Hoy en día quedan los cimientos de las viviendas que fueron habitadas desde el siglo IV a.C. Desde esta montaña se puede disfrutar del paisaje de la desembocadura del río Miño. Incluso, esta zona posee algunos de los famosos viñedos de las Rías Baixas. Situados cerca de las playas, en ellos se recoge la mejor uva blanca Albariño, un vino con el que podrás acompañar los más frescos productos marinos tradicionales.

En Vigo encontramos un pedacito de paraíso natural en las Islas Cíes, no solo ofrece playas de arena blanca y agua turquesa declaradas las más bellas, también existen diferentes rutas en las que disfrutar de la naturaleza y llegar a lo más alto de las islas; para los más aventureros existe un camping para pasar la noche.

Otro lugar en el que relajarse son las Termas a las orillas del río Miño en Ourense. Existen piscinas, fuentes o pozas en las que esta agua reparadora y relajante alcanza los 70º. Existen recorridos que te llevan a conocer todas las termas. Otra ruta mágica es la de los Monasterios de la Ribeira Sacra. Siguiendo el curso del río Sil, se encuentran hasta seis monasterios de arquitectura románica, gótica y renacentista, únicos no solo por su belleza sino también por el enclave, rodeados de naturaleza en estado puro, hacen de ellos un lugar sagrado.

La última parada es la playa de la Catedrales en Lugo, para la que el paso del tiempo solo ha conseguido hacerla más bella, los arcos de más de 30 metros formados por la erosión permiten adentrarnos en cuevas y disfrutar de esta maravilla natural.

Etiquetado ,,,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *